Por el COVID-19 se requieren “88.000 cilindros de oxígeno medicinal diarios”

En el marco de la Pandemia del COVID 19, la demanda de oxígeno se disparó de tal forma que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que se requiere alrededor de 88.000 cilindros de oxígeno medicinal diarios para atender la demanda global.
Sabiendo la necesidad, también se visualiza que hay países que presentan rasgos de escasez pronunciada o modera que hacen elevar el precio del metro cúbico. Observando el panorama de América latina, se puede ver que los países que presentan esta situación, son: Perú, Brasil, México, Bolivia, Honduras y Nicaragua, entre otros.
En el ritmo actual de la pandemia, alrededor de un millón de casos nuevos cada semana, algunos pacientes van a necesitar oxígeno medicinal, el cual desde 2017 fue declarado como un medicamento esencial por la OMS.
Según el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, se “necesitan alrededor de 88.000 cilindros o concentradores (que extraen el aire del medio ambiente y lo pasan por tamices moleculares hasta alcanzar concentraciones terapéuticas) para producir 620.000 metros cúbicos de oxígeno diarios en el mundo”. El problema, a palabras del funcionario, es que no se consiguen en algunos de los lugares que se han convertido en focos de contagio.
Respecto a la producción, la mayor parte de lo que consume el mundo se produce a través de la tecnología ASU (unidades separadoras de aire, en inglés), dispuestas por un pequeño conglomerado de empresas multinacionales. Según Karina Kocha, quien dirige la sección de Business Intelligence del portal Gasworld, señaló que “estas plantas operan normalmente a un 75-85% de su capacidad, así que pueden aumentar su producción sin mayores problemas para satisfacer una demanda mayor y hasta exportar a los lugares donde no hay. El problema, según ella, podría ser más de infraestructura y logística en los hospitales para satisfacer la demanda, y en el cuello de botella que se puede armar porque la cantidad de camiones para transportar el oxígeno en su forma líquida y la cantidad de cilindros para envasarlos en su forma gaseosa, son limitados”, explicó al portal saludconlupa.com.
Las soluciones que aplicaron los diferentes países son disimiles. Perú apostó por las PSA dirigiendo una inversión de 24 millones de dólares; en Brasil la cuestión logística se solucionó con la colaboración del Ejército llevando cilindros a los puntos difíciles y en los otros países invirtiendo fuertemente en los cilindros y respiradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *