Industria: más bienes de capital, menos actividad

Las indicaciones del mes de julio muestran una buena y otra mala, respecto a la actividad industrial y se espera una producción con vaivenes para lo que resta del año, según estimaciones gubernamentales como privadas. Por esto, el sector de los gases industriales deben estar a atentos al comportamiento de sus clientes.

La mala

Mientras que la mala es que distintas mediciones señalan que la actividad industrial de julio marcó una caída respecto a los niveles de junio.

A través del informe del Índice de Producción Industrial (IPI) correspondiente a julio, Fiel señaló: «La producción del mes de julio ajustada por estacionalidad mostró una caída de 2,9% en la comparación con el mes anterior, encadenando dos meses de retracción”.

También el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) había publicado una baja mensual de 0,4%, en base al consumo energético de las fábricas.

Lo actual se entiende en el marco de una desaceleración que comenzó después mayo y en un contexto de vaivenes, con meses de contracción y otros de leve recuperación. Mientras que para agosto, además, las proyecciones son negativas, por el efecto del cepo importador sobre la provisión de piezas fundamentales para el proceso productivo. Hubo, de hecho, paradas de planta.

La buena

La noticia positiva que se conoció es que “en julio estamos viendo un crecimiento de las importaciones en bienes de capital, eso es bueno porque quiere decir que más allá de algunos casos puntuales no se ve una caída«, destacó la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, en diálogo con la prensa.  En esa línea, la funcionaria afirmó que este aumento en los bienes ingresados al país es «lógico» porque «la economía está creciendo, aunque quizás no tanto como nos gustaría”.

Respecto de las dificultades que pueden surgir debido a las restricciones del Banco Central, Todesca subrayó que «no se ve un problema puntual en el acceso a las importaciones«, sino que «se hace sobre un nivel de actividad muy alto«. 

El aumento en las importaciones tiene un correlato con los datos del EMAE de junio 2022 que marcó un incremento del 6,4% en términos interanuales y creció 1,1% desestacionalizado en comparación con mayo. Aunque lo cierto es que para el segundo semestre se espera una caída por el mayor impacto de la volatilidad que mostraron los mercados y el tipo de cambio tras la salida del ex ministro de Economía, Martín Guzmán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *